ERNESTO GUEVARA DE LA SERNA. Aristócrata, aventurero y comunista

u$s4,50

En “Ernesto Guevara de la Serna, aristócrata, aventurero y comunista”, el autor, a través de 420 páginas plenas de erudición, y análisis sereno y reflexivo, nos introduce en los años juveniles del extinto revolucionario, desde su niñez hasta 1956, poco antes de su expedición, junto con Fidel Castro, en el Granma, punto de partida de la Revolución Cubana. (José Luis Tello)

Sin existencias

SKU: 541 Categorías: ,
Lo deseo
Lo deseo

Descripción

A lo largo de cuatro partes (subdividida cada una en diversos capítulos), desmenuza a su biografiado quirúrgicamente. Primero, nos ilustra acerca de su más tierna niñez (El Sandokán de Alta Gracia), con datos certeros y novedosos -por lo menos para el ignaro en estos temas-, sobre su nacimiento, el destacado linaje de su familia (con esa nota aristocrática que nunca lo abandonó y en la cual es necesario bucear para encontrar algunas de las respuestas más importantes a las preguntas que en vida dejó pendientes), sus problemas físicos (el asma que lo acompañó durante toda su existencia), las características y temperamentos muy opuestos entre sí de sus progenitores, y la educación extremadamente liberal que terminó por marcarlo con fuerza.

En la segunda parte, llamada “El engaño español”, el autor nos introduce en las influencias ideológicas que, a través de su familia y sus amistades, recibió el Che Guevara, en especial de la Guerra Civil Española. La cercanía ideológica de su madre a la causa republicana y las amistades que por entonces frecuentaron el hogar de los Guevara ayudaron a conformar en la mente de nuestro personaje aquellos esquemas ideológicos a los cuales, ya adulto, adheriría con singular pasión y compromiso.

En la tercera parte (“Huyendo hacia delante”), tras el análisis de algunos de los meandros ideológicos transitados por sus padres, llegamos a una de las notas más características de la personalidad de Ernesto Guevara de la Serna: “Ernesto Guevara fue un decidido partidario del uso de la violencia política; de la más radical y extrema violencia”.

El mito castrista, intocable en la actualidad en los círculos intelectuales y en los medios masivos de comunicación, del héroe revolucionario inmaculado, cede ante la realidad, ante los hechos protagonizados por Guevara en Cuba y otros escenarios bélicos: el popular Che predicaba el odio y la inclemencia frente a los enemigos de la Revolución, el odio violento que lleva a la eliminación física del rival. Esta afirmación, fácilmente comprobable a través de la lectura de sus cartas y discursos, está muy lejos del Che de las remeras, tan difundido entre los jóvenes que ignoran el mensaje de violencia de su admirado arquetipo.

Por último, en la cuarta parte (“El olmo que no dio peras”) asistimos al nacimiento del personaje. Poco a poco, el joven Ernesto Guevara de la Serna se va transformando en el Che Guevara, es decir el médico aventurero y vagabundo que casi no ejerció su profesión va dejando paso al revolucionario consecuente con sus ideales, al hombre de armas decidido a combatir al enemigo para destruirlo, al comunista convencido que despreciaba la democracia pero que pensaba utilizarla, mientras estratégicamente le conviniera, en provecho de sus objetivos revolucionarios. Con Fidel engañan a todo el mundo acerca de sus verdaderas intenciones: todos les brindan su apoyo para derrocar al debilitado régimen de Batista, la CIA, la KGB, el Departamento de Estado norteamericano, los aliados “democráticos”, etc., cuidando de no descubrir totalmente su juego, hasta que el triunfo revolucionario esté asegurado.

Extracto de la reseña realizada por José Luis Tello. Puede leerla completa aquí .

Información adicional

Peso 0,68 kg
Dimensiones 23 × 15 × 3 cm
Autor

Editorial

Edive

ISBN

978-987-9438-14-5

Páginas

424