LA TEOLOGÍA MÍSTICA DE SAN BERNARDO

u$s19,69

«La Reina de los cielos, por quien ardo

con todo amor dispensará su gracia,

porque yo soy, sabrás, su fiel Bernardo.»

(Divina Comedia, Canto XXXII)

Este libro constituye una recuperación de San Bernardo como místico y teólogo a la vez, aunque no según el método escolástico-escolar, sino según el método monástico-místico.

Gilson va recorriendo los escritos del Santo para llevarnos a la fuente donde abrevó San Bernardo: el amor divino o caridad; basándose en San Juan: “Todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama no conoce a Dios: porque Dios es amor (ágape) (| Jn. 4, 7-8)”.

Gracia o pecado: es lo que causa en nosotros la semejanza o desemejanza con Dios; y aunque el pecado nos priva de la semejanza no puede privarnos del libre albedrío, que es la constitución esencial del hombre como imagen de Dios. Perdura pues en nosotros la receptividad intrínseca como para poder recibir el amor divino que nos va a hacer en recíproca amarlo a Él y a nuestros hermanos.

La unión mística con Dios sobrepasa todo conocimiento racional, y por eso el santo y místico, a la mirada del mundano, goza de la locura y la ebriedad del Espíritu Santo.

Athanasius, Texto de contratapa

“Ahora bien, Gilson sostiene que la mística de San Bernardo no tiene un carácter netamente práctico, empírico. Sin negar la irreductibilidad de una experiencia de esta naturaleza – individual e intransferible; éxtasis que era claramente familiar a Bernardo según refiere en sus Sermones sobre el Cantar de los Cantares -, nuestro autor ve en ella una especulación cuyos principios es preciso descubrir y exponer de un modo articulado. Estamos, entonces, en presencia de una teología mística. El descubrimiento y exposición de este aspecto sistemático del pensamiento de Bernardo – aquí “sistemático” no significa “construido idealmente”, ni “lógico” en el sentido moderno del término – es, entendemos, el hallazgo más preciado, el centro e hilo conductor del texto presente. En efecto, descubrir unos cuantos principios que iluminan sus meditaciones sobre Dios, el alma humana y su amorosa unión a El; mostrar cómo ellos se articulan en sus reflexiones, hace de las mismas, una teo-logía: una ciencia de Dios.

Como el mismo Gilson lo señala, no es su intención “negar el alma del místico, sino conocerla mejor descubriendo el pensamiento del teólogo”. La consideración teológica conducirá, según Bernardo, a la contemplación mística.”

(Dra. Cecilia Giordano, Introducción, pág 3-4)

Hay existencias

Escríbenos si necesitas mas información
Lo deseo
Lo deseo
SKU: 225 Categorías: ,

Descripción

ÍNDICE

Introducción

Prefacio

Capítulo I. – Regla, cap. LXXIII

Capítulo II. – Regio dissimilitudinis

Capítulo III. – Schola caritatis

Capítulo IV. – Paradisus claustralis

Capítulo V. – Unitas spiritus

Apéndices en torno de San Bernardo

Apéndice I. – Curiositas

Apéndice II. – Abelardo

Apéndice III. – Berengario el Escolástico

Apéndice IV. – San Bernardo y el amor cortés

Apéndice V. – Notas sobre de Guillermo de Saint-Thierry

Bibliografía

Índice de autores

Índice temático

Información adicional

Peso 0,51 kg
Dimensiones 23 × 16 cm
Autor

Editorial

Athanasius Editor

ISBN

978-987-86-1445-8

Páginas

317